Diego Cuéllar

IMG_2320

Hola, soy Diego Cuéllar (1964), el autor y único responsable de este blog y de las cosas que en él se dicen.
En 1991 comencé mi carrera profesional en el departamento de marketing de Johnson&Johnson, empresa a la que le debo un respeto infinito no solo por haber supuesto la pérdida de mi virginidad profesional sino porque dudo que haya habido otro sitio donde aprendiese tanto y con tanta intensidad como en los tres años que pasé con aquellos jóvenes y entusiastas profesionales del marketing y la estrategia empresarial.
Después de dos rápidas incursiones en Colgate/Palmolive y Seagram, recalé en Gillette, empresa que proyectó mi carrera profesional y a la que dediqué once años de mi vida, probablemente los más productivos e interesantes de toda mi trayectoria; donde aprendí a ser directivo y a trabajar con una increíble ilusión con equipos de profesionales como nunca después he visto. Hasta que en 2006 P&G se cruzó en nuestro camino y decidí tomar otros derroteros.
Soy directivo desde 1998, año en que me hice cargo de una linea de negocio en Gillete. Desde entonces, he trabajado en equipos directivos en empresas como Miele y Svenson (actualmente). Me considero un emprendedor, dentro o fuera de la empresa, inquieto, curioso, inconformista, retador del status quo. Premio a la gente con iniciativa y acepto el error como parte del aprendizaje en la toma de decisiones. Difícilmente puedo comprender al incompetente, al soberbio, al “establecido”. He cometido muchos errores y he aprendido de los fracasos, o al menos lo he intentado. He creado tres empresas, montado una escuela y trabajado como consultor en procesos y rediseño de la estrategia empresarial.

Creo en la formación como piedra angular del desarrollo profesional. Después de la licenciatura en CCEE cursé un MBA (1990/91) en MBS/Universidad de Houston y posteriormente un programa de desarrollo directivo (PDD 1998) y otro de dirección general (PDG 2010) en IESE. Todo ello me ha ayudado más allá de los conocimientos aprendidos a asentar mis valores personales y a tomar decisiones de forma prudente, coherente y responsable.
Soy deportista desde muy joven, primero el tenis, luego la bicicleta durante quince años y los últimos diez la natación. Nado seis veces por semana de media, 2000 metros al día desde hace más de cuatro años y para mí es el mejor desayuno disponible que me prepara y activa para enfrentarme al reto diario del trabajo. El año 2016 ha supuesto un despegue creativo con el que no contaba: he publicado un libro “Bajo el mismo cielo” y he comenzado a dibujar a lápiz y al óleo, descubriendo un talento latente que desconocía que pudiese desarrollar. Y es a estos  aspectos son a los que destinaré mi blog: trabajo (reflexiones de mi experiencia personal), deporte (natación y sus técnicas y beneficios), dibujo y pintura (mis avances) y literatura creativa (escritura). No se trata de impartir, sino de compartir de forma simple y sencilla lo que me inquieta y me hace ser quien soy.

Pero el mejor aprendizaje de mi vida me lo han proporcionado mis dos maravillosos hijos, a quienes junto con mi mujer he dedicado el  libro que acabo de terminar. Ellos me inspiran y me hacen ser mejor persona cada día.

Gracias infinitas por el tiempo que puedas dedicar a leerme.